Tamaraceite sigue pidiendo en el 2020 un parque agroambiental.

Artículo de Esteban Santana Cabrera en Tamaraceite.blogspot.com

Por Esteban G. Santana Cabrera

Los estanques de barro de la zona del Valle de San Lorenzo de Tamaraceite, más conocidas como las Charcas de San Lorenzo, es uno de los últimos reductos naturales y de interés agrícola y etnográfico  de nuestro municipio de Las Palmas de GC, ya que datan del S XVII. En contraposición, Tamaraceite es gran una zona de expansión urbanística de  la ciudad. Un territorio que fue hasta no hace muchos años eminentemente agrícola, que estaba formado por fincas de plataneras y frutales, y que han pasado en poco tiempo a convertirse en barrios satélites-dormitorios en torno al núcleo principal de población que es Tamaraceite.

Las Charcas de San Lorenzo y el Camino Viejo están situados en los alrededores del CC Alisos y a mano izquierda en dirección San Lorenzo, en el valle,  y es el espacio ideal para crear un gran parque agroambiental en una gran ciudad,  que pueda llegar a ser un Aula de la Naturaleza referente a nivel nacional por ser una zona de interés agrícola y donde se encuentran zonas de cultivo en expansión, estar atravesada por un camino real, que antaño unía los pueblos de Tamaraceite y San Lorenzo y que era zona de paso entre la ciudad y Teror, existiendo actualmente este camino que llega por el Román y San José del Álamo hasta la Villa Mariana.

Los vecinos de Tamaraceite y San Lorenzo hemos ido observando a lo largo de estos últimos años como se está produciendo un enorme deterioro y destrucción de patrimonio etnográfico en esta zona (acequias, canales, cantoneras, acueductos, camino reale, senderos), que son arrasados por el paso continuo y descontrolado de vehículos de dos ruedas a motor y por el vandalismo ciudadano.

La situación estratégica en la que se encuentra el paraje de las Charcas de San Lorenzo ha sido reconocido por distintas organizaciones por ser zona de paso de aves migratorias. También está considerado por la Sociedad Española de Ornitología (SEO Bird Life) como de “máximo interés ornitológico” por la gran variedad de especies de avifauna que transitan por este paraje. En sus charcas se han visto más de cuatro decenas de  especies de aves tanto migratorias como nidificantes. y por ello los vecinos de Tamaraceite y la Plataforma Salvar las Charcas de San Lorenzo pretendemos la recuperación ambiental de este espacio natural  y que se convierta en un parque agroambiental, proyecto que  ya fue elaborado y aprobado por la Junta de Distrito Tamaraceite San Lorenzo Tenoya y presentado al Ayuntamiento por una Comisión Técnica de biólogos, geógrafos, historiadores, geólogos, educadores ambientales, y apoyada por Ben Magec-Ecologistas en Acción, Adena, Seo Bird Life, Fundación César Manrique, movimiento vecinal de LPGC, etc. La consultora Grupo Muse,  que ha elaborado un estudio para el Ayuntamiento recientemente, ha propuesto también crear entre otros, un espacio agroambiental para potenciar la agricultura y el turismo, recuperando el proyecto ya realizado por la Plataforma Ciudadana Salvar las Charcas de San Lorenzo y Ecologistas en Acción.

Con las movilizaciones de las últimas semanas no pedimos solo llenar las charcas sino que se recupere este entorno, repoblar con especies autóctonas, rehabilitar los estanques de barro y la arquitectura acuífera que hay en la zona y facilitar un entorno en el que las aves puedan volver a nidificar en la zona y propiciar que los escolares, no sólo de nuestro municipio sino de toda Canarias, así como las asociaciones, colectivos y grupos de personas en general, tengan un lugar donde, puedan conocer y disfrutar de un espacio agroambiental.

A las obras de rehabilitación y acondicionamiento de las Charcas le debería seguir una segunda fase de reconversión en Aula de la Naturaleza aprovechando los ecosistemas de la Mayordomía, las Charcas, la Montaña de San Gregorio y el Barranco de San Lorenzo. Este proyecto podría  propiciar el contacto de los niños y niñas, jóvenes y adultos de la ciudad de Las Palmas de GC con la naturaleza en un entorno natural pero cercano a la ciudad,  aprovechando la oportunidad que aporta la convivencia en un entorno diferente. Considerando el interés educativo, su explotación se podría realizar a través de empresas que cuenten con los recursos materiales y humanos necesarios que organicen actividades relacionadas con el medio ambiente y financiado por entidades públicas, lo que daría trabajo a muchas personas.

Señores políticos pensemos más en nuestro patrimonio natural, en conservar lo que ya tenemos, en potenciar el sector primario y sobre todo en crear espacios multifuncionales y naturales que le pueden dar a la ciudad una categoría diferente, sin tanto cemento ni asfalto.

Los comentarios están cerrados.