Caixa Bank desahucia a través de empresas ubicadas en paraísos fiscales, o ya no.

Ver artículo en su página original.

El capital no necesita ojos ni boca. Flota en el cibervacío. Pero cuando se posa en el suelo adquiere necesariamente naturaleza jurídica, y, acto seguido, forma humana. Coral Homes SL es uno de esos sujetos jurídicos, solo uno de ellos, del capital de Lone Star, un fondo de inversión de Dallas (Texas, Estados Unidos) pero con domicilio fiscal en las islas Bermudas. El tercero con más propiedades en España tras Blackstone y Cerberus. Su forma humana son, en realidad, muchas. Las principales: John P. Grayken, su fundador, y Mark Hannan, su hombre fuerte en Europa, que preside las seis mayores sociedades del grupo en España.

El dinero de Lone Star ha cobrado forma muchas veces. 21 concretamente desde su creación en 1995. 21 fondos y 85.336 millones de dólares levantados [como le gusta decir al capital] en todo este tiempo. La maquinaria opaca de Bermudas debe de ser de primera calidad —más ahora que la UE ya no la considera un paraíso fiscal— porque Lone Star cada año obtiene y mueve más dinero. En 2018 batió su récord y reunió 8.100 millones en torno a su fondo número XI. Buena parte lo empleó en España.

En la primera planta de Velázquez 34 está la sede de Hudson Advisors Spain SL, ligada a Lone Star y presente en España desde hace una década

Además de Coral Homes SL, al fondo lo conocemos como Servihábitat, la inmobiliaria que actúa como comercializadora (servicer) de las casas de Lone Star y CaixaBank, pero también como Gramina Homes SL, que vende casas compradas a Bankia en 2019, Verde Iberia Properties SL y Boson Properties SL. Son sus sociedades contenedor, que suman activos de 5.600 millones de euros. Todas ellas tienen su empresa matriz en Luxemburgo y dependen de la sociedad madre radicada en Hamilton (Bermudas). Todas ellas tienen su sede jurídica y operativa en la avenida de Burgos 12 de Madrid, junto a la M-30, a la altura de la estación de Chamartín. Pero yo no he dado pedales hasta ahí.

Es el barrio de Salamanca. El bacalao arriba a fincas con “portero físico y calefacción central”, como se decía antes, y solo después se sala y trocea en las grandes moles acristaladas al norte de Madrid. Por eso estoy en la calle Velázquez esquina Goya, donde el portero físico ahora exhibe el uniforme caqui de una contrata y donde, en lugar de la penumbra y el ladrillo habituales de las casas del barrio con vecinos, lo que viste en el caso de las oficinas son las luces led y fachadas de mármol travertino.

Aquí me hallo y explico por qué. En la primera planta de Velázquez 34 está la sede de Hudson Advisors Spain SL, ligada a Lone Star y presente en España desde hace una década. Por aquí circulan las fundas corpóreas, los colaboradores necesarios de su capital. Hablamos de Félix Llopis Estramiana, administrador y consejero de Hudson Advisors y de todas las sociedades vinculadas al fondo en España. De Rita Jakob, Ken Clarke, Pedro Ravina Martín y Elena Pastor Orus. Junto a Mark James Hannan (1972), los cinco dan la cara por uno de los fondos de inversión que más familias desahucia en España, en sociedad con CaixaBank, a través de Coral Homes SL, Gramina Homes SL, Boson Properties SL y Verde Iberia Properties SL.

En enero de 2018, el director general de CaixaBank, Juan Antonio Alcaraz (Madrid, 1961) aseguró que los desahucios son “parte de la leyenda urbana” y que el banco “no ha desahuciado a nadie”. Entonces Alcaraz ya preparaba el traspaso de su montaña inmobiliaria a Coral Homes y Lone Star. La venta se cerró a finales de ese año por 6.700 millones de euros. Coral Homes nació en agosto de 2018 y hoy desahucia a manos llenas. Por parte de CaixaBank, en su consejo figura Jordi Soldevila, vinculado al banco desde 1995, ya que una de sus filiales, BuildingCenter SL, sigue controlando el 20% de Coral Homes SL y de Gramina Home SL. Otro de los directivos de peso es Alberto Prieto Ruiz, vinculado a Lone Star desde que el fondo compró Neinor Homes, la polémica inmobiliaria de KutxaBank. Casualmente, hay una sucursal de Kutxa justo enfrente de Velázquez 34.

Las oficinas de Hudson Advisors son blancas y luminosas, pero Lone Star no ve la necesidad de publicar de dónde procede el dinero de sus fondos. No informa sobre si pertenecen a las viudas escocesas, a sindicalistas de Dallas, o a las redes del narco, o del tráfico de armas, o a personas vecinas. Nadie lo sabe y CaixaBank, quizá la institución más influyente del país e intocable dentro de la prensa, tampoco. O no le importa mientras se ocupe de las casas habitadas por familias, las desocupe y las venda.

El capital no tiene ojos ni boca, pero cuando aterriza en un país adquiere forma jurídica y, acto seguido, corpórea. Uno de ellas fue Juan Pepa, un tiburón financiero aficionado a los caballos que dio los primeros pasos de Lone Star en España. Pepa y su hermano tienen una ONG en la Pampa argentina. Allí, en 2015, dijo en una entrevista que “desgraciadamente vivo en mi profesión rodeado del extremo del capitalismo endovenoso. De lo peor que te puedes imaginar en cuanto a agresividad en el sistema. Mantenemos nuestra ideología personal neutra. Somos gente de acción”. La acción de desahuciar.

Los comentarios están cerrados.